San Nicolás: Movilización y acto contra Atanor y en defensa del río Paraná

(06.10.2016) Organizaciones sociales, sindicales y políticas marcharon en San Nicolás para proteger el río Paraná y la salud de vecinos y trabajadores. El evento finalizó con intervenciones artísticas y discursos de referentes.   

Desde las 18 horas del pasado lunes comenzaron a concentrarse decenas de personas en la céntrica plaza Mitre bajo la consigna "El río nos necesita, detengamos los derrames". La convocatoria respondió a las múltiples denuncias de organizaciones ambientales contra Atanor, que vierte desechos tóxicos y entierra materiales peligrosos en terrenos sobre la barranca del Paraná.

La jornada inició rompiendo la monotonía de la tarde nicoleña con una intervención teatral titulada “Ya no cantan las ranas”, del grupo De química al corazón. La obra denuncia los efectos nocivos de los derrames sobre la población del barrio que rodea Atanor, sobre los trabajadores de la planta y sobre las especies animales de la zona. A continuación se organizó una marcha por el centro de la ciudad para visibilizar el problema de la contaminación ambiental.

En el acto tomó la palabra Lorena Mendoza, del grupo teatral, agradeciendo la concurrencia y remarcando la urgencia de la grave crisis ambiental que sacude a la zona. Le siguió Walter Ibarra, presidente de la ONG Protección Ambiental del Río Paraná, quien se mostró emocionado por la convocatoria y recordó que la lucha contra la contaminación de Atanor lleva más de una década resistiendo los embates de la multinacional y de los poderes políticos, mediáticos y judiciales de San Nicolás. Aclaró también, respondiendo a una campaña negativa montada contra esta lucha, que la pelea no es contra los puestos de trabajo sino a favor de la generación de trabajo genuino en condiciones dignas de salud e higiene.

También se dirigió Federico Berg, docente y militante del PTS en el Frente de Izquierda, saludando la iniciativa y señalando la responsabilidad de las empresas que lucran con la salud de los trabajadores y los vecinos bajo el amparo del Estado y sus funcionarios. Al acto se sumaron representantes de otras organizaciones políticas y sociales como Pan y Rosas, el Partido Obrero y Estrellas Amarillas, y sindicales como ATE y CTA, así como también especialistas y referentes de la lucha por el medio ambiente.

El barrio Química, que linda con la planta de Atanor, cuenta con más de 200 muertes por cáncer en la última década, siendo uno de los últimos y más trágicos el fallecimiento de una niña de tan sólo 6 años de edad. Además se suman miles de casos de afecciones respiratorias y cutáneas directamente relacionadas con la contaminación. La farmacia del barrio expende más medicamentos oncológicos que cualquier otra en San Nicolás.

Fuente: La Izquierda Diario

 

 
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

})(jQuery)