El Corredor Alto Paraná se afianza con su amplia oferta turística

La Isla Apipé y las localidades correntinas de Ituzaingó e Itá Ibaté sorprenden al viajero con una propuesta que conjuga relax y diversión, en plena naturaleza. 

A la vera del río Paraná, son destacados pesqueros de la Argentina por su amplia variedad ictícola. Además, hay museos, iglesias y playas.

En la Argentina, la provincia de Corrientes se distingue como cuna de la pesca deportiva y ofrece al viajero interesado en esta actividad toda la infraestructura necesaria para relajarse y disfrutar de unas vacaciones o un fin de semana dedicado exclusivamente al pique. En diversos puntos del territorio hay hoteles, complejos de cabañas y zonas de acampe, acondicionados para satisfacer las demandas de los pescadores.

Conformada por los ríos Paraná, Uruguay, Corrientes y Guayquiraró, además de numerosos esteros, riachos y lagunas, la provincia se distingue a nivel mundial por albergar en sus aguas algunas de las mejores piezas de fauna ictícola: el dorado o “Tigre de los ríos”, un pez reconocido por sus dotes de salvaje y luchador; así como grandes piezas de surubí, pacú, maguruyú, patí y boga.

En este circuito pesquero con amplias opciones para el viajero, dentro de la región argentina del Litoral, una de las propuestas más atractivas y desconocidas por el público masivo resulta el Corredor Alto Paraná, integrado por las localidades de Ituzaingó e Itá Ibaté, así como por la Isla Apipé dentro de un área preservada por su gran valor ambiental.

Se trata de tres destinos turísticos preparados con la suficiente infraestructura de servicios y alejados poco más de 150 kilómetros de la Capital provincial, sobre el noreste del territorio provincial, a la vera del río Paraná. Lugares en los que además de las salidas de pesca se desarrollan deportes náuticos, paseos culturales, travesías en vehículos 4×4, safaris fotográficos y tranquilas jornadas de playa.  
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

})(jQuery)