Entre Ríos: La crecida del Paraná no alcanzó el nivel de alerta

(14.07.2013).- Si bien los pronósticos estimaban una crecida muy importante, con el correr de los días el alerta disminuyó. No obstante, el Gobierno provincial extremó las precauciones e informó que  hasta el momento no hay evacuadas sobre la costa del Paraná.  

En este sentido, el ministro de Gobierno de Entre Ríos, Adán Bahl, informó que “el personal de la Dirección Prevención de Delitos rurales, se encuentra realizando diferentes controles, acerca de la evacuación de animales en distintos puntos de embarque sobre la costa del río Paraná; a los efectos de evitar cualquier clases de hechos delictivos”.

Además el titular de la cartera política sostuvo que “el pico de la crecida del río Paraná llegó a principios de semana a la ciudad de La Paz, no alcanzando el nivel de alerta” y acotó: “Al día de hoy está estacionario, en Santa Elena, Hernandarias, Paraná, Diamante, Victoria y el sur de la provincia”.

“Cabe destacar que en ninguna de las mencionadas localidades hubo evacuación de personas. El sistema de alerta funcionó correctamente en toda la costa del río Paraná” enfatizó.

“Queremos transmitirle absoluta tranquilidad a la población, está el gobierno provincial, los municipios, las juntas de gobierno y las fuerzas de seguridad, trabajando en conjunto para abordar el tema de manera organizada y con tranquilidad”, finalizó el ministro Bahl.

El Ministerio de Salud y a través del primer nivel de atención ha venido reforzando todas las acciones que tienen que ver con la información y la prevención, porque en una situación de inundaciones hay elementos sencillos que resultan claves, como lavarse bien las manos, no ingerir alimentos que entren en contacto con aguas contaminadas y extremar los cuidados con roedores y otros animales que pueden ser vehículo de enfermedades.

Otra herramienta importante ha sido la vacunación, es por eso que desde hace tres semanas y través de los vacunadores, se ha dispuesto un operativo de refuerzo para completar las vacunas del calendario, y en este sentido son los propios vacunadores, los agentes sanitarios que realizan un trabajo en terreno, buscando casa por casa y captando a los denominados grupos de riesgo. Teniendo en cuenta esta situación de la crecida del Paraná se ha hecho hincapié en las zonas ribereñas.

Todos los profesionales del sistema de salud, y los profesionales de los nodos epidemiológicos se encuentran avisados y alertas y manejan un protocolo para actuar ante casos de emergencias. Otro de los recursos en los que se trabajó, fue un material gráfico para que los vecinos de las zonas más vulnerables tengan información práctica y precisa respecto de como actuar en determinadas situaciones de crecida.

Por otra parte, el director general de Ganadería, Roberto Montesino, informó que las “tareas de prevención se han intensificado. Desde la flexibilización de los movimientos de hacienda con la coordinación conjunta con los productores y municipios, la salida de islas, los horarios de trabajo hasta los movimientos de los barcos. Además están armados y se van redistribuyendo a medida que sea necesario, los corrales móviles y se reparó y puso en funcionamiento una balsa del ejército que está a disposición en caso de que los productores la requieran”.

“Esto es un gran trabajo en equipo, mancomunado, donde toda la labor que se viene realizando de manera rápida y eficiente, no se hubiese podido lograr sin la colaboración de todos los organismos que están participando en forma coordinada. Desde los representantes y diversas áreas de los municipios hasta el Senasa, Prefectura, Gendarmería, la Brigada de Control de Delitos Rurales de la Policía y el Ejército. La voluntad y el esfuerzo es de todos y está a la vista” indicó Montesino.

Consultado por las cifras estimadas de ganado ya evacuado, Montesino indicó que “hasta la fecha se ha sacado alrededor del 70 por ciento de la hacienda. Esto representa más de 350.000 cabezas evacuadas que se encontraban en zona de riesgo. Lo poco que queda del resto ya forma parte de una decisión de los mismos productores de mantenerlas en las islas, porque estiman que la crecida no llegará a mayores y no será tan alta como se preveía”.

“Hasta el momento no queda ninguna zona sensible porque gracias al buen trabajo coordinado con diversas áreas, ya todo se ha retirado en orden desde La Paz hasta Gualeguay”, dijo Montesino, y agregó: “Podemos decir que hoy la situación está controlada y si bien queda hacienda en las islas no corre un peligro extremo”.

“Diariamente se están monitoreando los datos de altura del río a través de la información que nos brinda periódicamente el Instituto Nacional del Agua (INA). Según el comportamiento que está teniendo la creciente, se espera que sea bastante menor de lo que se había pronosticado. Inclusive tenemos datos de este organismo que todo lo que es la zona de departamento Islas del Ibicuy prácticamente no sufriría consecuencias de crecida. De todas maneras, seguimos todo de cerca, reuniéndonos con municipios por consultas y reclamos de manera diaria”, concluyó el funcionario.

El pasado miércoles, el ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, Juan Javier García, encabezó una reunión de trabajo en La Paz con representantes de instituciones de la sociedad civil, el intendente José Nogueira junto a su gabinete y el senador Aldo Ballestena. Participaron también el subsecretario de Protección Civil y Cooperación de la provincia, Horacio Garay, y el subsecretario de Obras Hídricas y Saneamiento, José Antonio Brarda.

Se recorrió la zona de costanera y se evaluó el comportamiento del río, que no ha llegado a la altura de alerta, situación que se estima sucederá en la ciudad de Paraná. Los datos vinculados a la altura y comportamiento del río, son verificados con Prefectura Naval, Instituto Nacional de Agua, y el Centro de Investigación Meteorológica de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

La lluvias caídas en Corrientes y Entre Ríos hasta el momento no afectarán ni agravarán considerablemente la situación en razón que las mismas no han superado al momento los 40 mm. Según los datos del Centro de Investigación Meteorológica de la UNL, este viernes el nivel del río a la altura de esa ciudad se fijaba en 5,67 metros, mientras que en Santa Elena se ubicaba en 5,50 metros , manteniéndose estacionario. En el caso de la capital provincial, el nivel estaba en 4,10 metros.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social se indicó que se efectuó en la zona costera del Paraná, con el acompañamiento de los municipios y juntas de gobierno, un relevamiento de los posibles centros de evacuación en cada localidad y también de las familias que podían llegar a ser afectadas. Asimismo, se entregaron materiales para reforzar defensas en algunos sectores puntuales, como rollos de nylon y bolsas de arpillera.

Además permanece en estado de alerta el equipo de contención y atención, conformado por asistentes sociales y psicólogos, hasta tanto los fenómenos climáticos desalienten la posibilidad de que se produzcan inundaciones.

Desde el Ministerio de Planeamiento se informó que, según datos provenientes de la oficina de Análisis de Riesgo y Proyectos Especiales, dependiente de la Dirección Nacional de Protección Civil, anticipan para este sábado que habría condiciones de tiempo inestable sobre el extremo norte y noreste del país con algunas precipitaciones, mientras que sobre el resto del norte y centro se mantendría tiempo bueno y frío.

Se prevé que ingresemos en un período seco que se puede prolongar a lo largo de toda la próxima semana. El frío ganará persistencia hacia el lunes. De todos modos no se esperan condiciones rigurosas, sí un enfriamiento típico de invierno pero dentro de todo con máximas confortables para la época y abundante insolación.

 

 
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

})(jQuery)