Paraná: La Municipalidad proyecta recuperar el borde costero

Recuperar el borde costero de la ciudad con intervenciones que garantizarán el derecho al libre tránsito en toda la zona ribereña y el goce de la relación con la naturaleza, es un objetivo prioritario para la municipalidad de Paraná. 

Nuevas playas, carreteras, caminos peatonales y la reorganización del Parque Urquiza, forman parte de una propuesta estratégica que se orienta  a la revalorización de los espacios. La ubicación actual de la Escuela de Aerobismo pone límites al acceso de un espacio verde que debe ser liberado al uso público.

La ubicación actual de la Escuela de Aerobismo pone límites al acceso de un espacio verde que debe ser liberado al uso público.

En este ambicioso plan, el gobierno provincial promueve medidas necesarias para posibilitar la implementación del proyecto de recuperación del Borde Costero de la ciudad, que lleva adelante la municipalidad de Paraná, comprometiéndose a ceder en comodato al municipio inmuebles comprendidos en el mismo.

El proyecto constituye una propuesta estratégica que se orienta a favor de la revalorización de los espacios públicos, la accesibilidad al río, y la conectividad socio cultural entre los espacios costeros.

Para los próximos tres años “se proyectaron obras con financiamiento internacional, nacional, provincial y privado para el borde costero, que pretende recuperar el derecho a transitar libremente por la ribera”, informó a AIM la intendenta de la ciudad, Blanca Osuna, quien recordó que “se elaboró un programa normativo para ordenar las inversiones y acotar los usos de los propietarios de predios linderos al río”.

Recuperación de espacios

Con la decisión de recuperar el borde costero y evitar el avance sobre territorio público de negocios privados, la municipalidad de Paraná concretó el año pasado la relocalización de los carribares del Puerto Nuevo.

La relocalización de los carribares se concretó el año pasado, en el marco de la recuperación de espacios públicos. Foto: archivo AIM

Además, rescató el predio que tenía el Club de Tenis Justo José de Urquiza, lo que permitió extender el parque público desde la Plaza de las Naciones hasta avenida Manuel Estrada. La acción es parte de plan integral del borde costero, para garantizar el derecho al acceso a la ribera y restablecer la vinculación de los paranaenses con el río.

Uso público

La ubicación actual de la Escuela de Aerobismo pone límites al acceso de un espacio verde que debe ser liberado al uso público. En ese marco, el municipio debería avanzar en la recuperación de este lugar, considerando que se trata de una actividad privada que se realiza en un espacio que es de todos los paranaenses.

Nadie objeta las actividades que se realizan en esa Escuela, pero lo cierto es que se le da una utilización particular a un ámbito que es estatal. Con el mismo criterio, quien quiera que sea podría reclamar el uso de ese u otro espacio ubicado en la zona. Y no es lo que corresponde.

La intendenta, Blanca Osuna, se reunió días atrás con la titular de la Escuela de Aerobismo, Inés Frascona. En ese encuentro, se le explicó a la docente cuál es el espíritu que el gobierno municipal asume respecto del uso de los espacios públicos y en esa instancia, la municipalidad se comprometió en el proceso que implique la resolución del tema.

Por eso, “se analizarían  distintas alternativas de ubicación que no perjudiquen a quienes concurren a la escuela para realizar actividades”, afirmó el funcionario.

Plan maestro

Desde la secretaría de Planeamiento, Infraestructura y Servicios públicos se instrumentan los aspectos operativos del plan maestro del área costera de la ciudad, desarrollado por profesionales del colegio de arquitectos, financiados por el Consejo Federal de Inversiones (CFI). La propuesta contempla varios programas vinculados a la conectividad del borde costero y a las actividades y usos de los sectores de playas, balnearios, parques y zonas costeras.

Además, hay un programa normativo, para ordenar las inversiones privadas y acotar los usos de los propietarios de predios linderos al río y frentistas, en relación al derecho urbano de uso público irrestricto de la franja costera.

También, se redefine el uso y aprovechamiento de clubes, countries y entidades privadas que usufructúan del río, por lo que se elaboran pliegos para licitar inversiones en Bajada Grande, en la zona del atracadero de balsas, en el Parque Nuevo, en Puerto Viejo,  en el Thompson y en La Toma.

Asimismo, existen media docena de proyectos de ordenanza para la expropiación de predios estratégicos tanto para la regeneración de los barrios ribereños como para el aprovechamiento y puesta en valor de la costa.

Actualmente, la municipalidad realiza la trama vial urbana pavimentada que integrará la costanera tradicional con el balneario Thompson; se desvía el arroyo Las Viejas; se construyen drenajes, muros de protección, canales a cielo abierto y parquización para la barranca del Patito Sirirí; se entuban los desagües pluviales que atraviesan el balneario municipal; y se repavimentó un tramo de 450 metros de calle Ambrosetti, entre avenida Ramírez y 3 de Febrero, en la zona del Thompson.

La ciudad y el río

Para comenzar el proceso de recuperación de identificación de la ciudad con el río que le dio el nombre, el gobierno local también maquinó a largo plazo la recuperación y puesta en valor de edificios patrimoniales, entre los que se encuentra el Puerto de la Memoria, como ámbito conmemorativo del bicentenario de la ciudad en Puerto Viejo.

En la mira de la recuperación de infraestructura edilicia de áreas territoriales del borde costero, la propuesta municipal incluye los galpones del área portuaria hoy concesionados, la recuperación del predio de la aduana, de talleres para actividades de la dirección Nacional de Vías Navegables  y de predios cedidos en comodatos a instituciones privadas.

Por otro lado, hay proyectos que se llevan adelante como la conectividad frente al Puerto Nuevo y el Thompson y entre el Thompson y el Túnel y los Arenales; así como la revaloración del sistema de espacios públicos, con intervenciones en Bajada Grande, en la desembocadura del Arroyo Antoñico, en el Balneario Municipal, en la costanera Histórica, en el tramo del borde costero entre el Puerto y el Club Náutico y en la Toma Vieja.

Pero las intervenciones que se proyectaron también tienen un fuerte anclaje social, ya que se trabajará para mejorar la calidad de vida de los barrios asentados sobre el borde  como el Morro, Puerto Sánchez, Bajada Grande, Pancho Ramírez, Puerto Viejo, La Toma y Los Arenales, para lo que se pensó obras de infraestructura básica, equipamiento comunitario, saneamiento, accesibilidad, protección ambiental de riesgos y un programa de transporte y tránsito multimodal e inclusivo que propone un esquema de movilidad urbana que toma en cuenta los nuevos roles del área costera.

Además, está en marcha un programa de reforestación que pondera la flora autóctona, planteando un esquema del paisaje ribereño con la incorporación de especies autóctonas ambientalmente sustentable, con la idea de brindar mayor refugio y confort a los usuarios.

Por otro lado, se realizan gestiones para financiar obras de defensa de costa y barranca, de sistematización de las desembocaduras de los arroyos y de la creación de corredores verdes, bici-sendas y sendas peatonales que  conecten los distintos parques y áreas.

Fuente: aimdigital

 

 
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

})(jQuery)