Cooperativa Portuaria aumenta su flota con la compra de un buque para servicios de estiba

La Cooperativa de Trabajos Portuarios Limitada, de Puerto General San Martín, adquirió un nuevo buque para sus servicios. “La apertura de nuevas terminales competitivas como Profertil, nos marca el rumbo de las inversiones”, expresa Herme Juarez (foto), presidente de la entidad.  

Juárez señaló que “el logro es un conjunto de esfuerzos de los trabajadores que apuestan al cooperativismo en un modelo que es ponderado a nivel internacional por su constante inversión.

El  “nuevo barco en cuestión”, de  41 metros de eslora, 11  de manga, 1.65 de puntal  y dos potentísimos motores de  900 hp era una necesidad para agilizar la operatoria y  los trabajos de traslado de herramientas  para los clientes de  Ramallo, además de cubrir la demanda de los que integran el  Complejo Oleaginoso San Lorenzo.

El dirigente definió al nuevo buque como “propio de los trabajadores que lograron profesionalizar las tareas del puerto a través de su  cooperativa fundada en 1961, y que ambiciona transformar los puertos de la región con una logística de avanzada a la altura de los del primer mundo como los asiáticos y europeos.

“Desde nuestra comisión directiva y gerencia planificamos estrategias para potenciar el servicio en forma anticipada, para nosotros Cargil, Noble, Mosaic, Bunge, Nidera,  Toepfer, Terminal 6, Renova, Minera Alumbrera  y  Dreyfus son nuestros socios y  vaticinamos sus necesidades para ofrecerles soluciones",  así  define  Juárez   a las empresas multinacionales  donde sus hombres brindan  un trabajo calificado, que ganará dinámica y rapidez en su operatoria general   con la incorporación  del nuevo barco.

La nave recientemente adquirida, con  dos años de uso y con una prestancia  similar a los de ultramar en cuanto a su  puente de mando y equipamientos de avanzada en navegación, comunicación,  radares y  ecosonda, se encuentra en pleno proceso de “remodelación” por el propio personal del Centro Operativo de Máquinas, que modifica su cubierta de carga  para lograr el  embarque de grampas, retroexcavadoras, palas mecánicas, obradores, y la  grúa reticulada  de 70 toneladass que permite realizar alijes, descarga de barcazas, salvatajes y trabajos de emergencia en situaciones complejas.

A decir verdad, la cooperativa logra con esta compra,  intensificar su flota de embarcaciones "propia", conformada por un barco comprado en el 2004, bautizado  “Ibera” con amplia demanda en el transporte de cargas generales como provisiones, lubricantes, y herramientas, un remolcador y dos pontones de carga, uno de uso  general y  otro grúa que le permite navegar por sus propios medios.

“Nuestro patrimonio es genuino, fruto del esfuerzo de los estibadores, que con su sacrificio diario y la confianza que depositan en mì administración, hemos logrado engrandecernos en el mercado internacional y permanecer”,  precisó Juarez agregando, que nos les tiembla el pulso a la hora de  invertir, porque persiguen la excelencia en la estiba manual y mecanizada, capacitando a su gente, de hecho transitan  la tercer generación de trabajadores que se retroalimentan en conocimientos en lo que denomina: “la única facultad del trabajo”, donde conviven laboralmente abuelos , padres e hijos.

En operaciones de desestiba de fertilizantes, la Cooperativa se encuentra en condiciones de descargar   hasta 10.000 toneladas  por barco y por día, fruto de la mano de obra calificada con inversiones en maquinaria de avanzada.

 

 
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT

})(jQuery)